Compartir:

El uso de la bicicleta para trasladarse de un lugar a otro es cada vez más popular, ya que se trata de un medio de transporte económico, cómodo y es una actividad física muy completa. Si bien es sabido que se trata de una gran actividad aeróbica, hay muchos otros beneficios que aporta para tener una vida saludable. Conocerlos puede ser una gran oportunidad para reemplazar el auto por la bicicleta, y llevar una vida armoniosa y equilibrada. A continuación te contamos cuales son:

1. Reduce en un 50% el riesgo de infarto

 Está comprobado que el uso de la bicicleta ayuda a mejorar el sistema cardiovascular, ya que los movimientos hacen que el ritmo cardíaco aumente, regulando así la presión arterial. Es decir que hace trabajar al corazón de manera efectiva. Oxigena y estimula la circulación sanguínea, combatiendo y previniendo las enfermedades coronarias. Además, aporta a la reducción del colesterol LDL e incrementa el nivel de colesterol “bueno”.

2. Ayuda a perder peso

 Se trata de una actividad aeróbica ideal para prevenir el sobrepeso y la diabetes. En tan solo media hora de pedaleo se pueden quemar hasta 300 calorías. Además del movimiento de las piernas, pedalear también hace trabajar a la parte superior del cuerpo, debido a que se requiere mantener un balance y equilibrio constante. Este trabajo superior produce que también se reduzca el abdomen y así lograr un cuerpo más estilizado. Para quienes están intentando bajar de peso, adquirir una bicicleta es una gran solución.

3. Fortalece las rodillas y combate el dolor de espalda 

 Las rodillas son una parte del cuerpo muy sensible a la hora de realizar deportes. La bicicleta ayuda a fortalecer su musculatura, al mismo tiempo que es una actividad muy positiva para proteger las articulaciones. Esto se debe a que las articulaciones y cartílagos no tienen que soportar tanto peso como sí sucede en otros deportes como puede ser correr o saltar. El ciclismo también es una actividad ideal para quienes sufren dolores de espalda, ya que ayuda a fortalecer y mantener la columna vertebral protegida y a mantener una buena postura.

4. Disminuye riesgo de infecciones

 Andar en bicicleta fortalece el sistema inmunológico, ya que pedalear estimula y moviliza a los fagocitos, llamados células “comebacterias”, y de esa manera se reduce el riesgo de contraer infecciones.

5. Produce felicidad

 Como cualquier actividad física, la bicicleta genera endorfinas, conocidas como las “hormonas de la felicidad”. No solo ayuda a eliminar el nivel de estrés del cuerpo, sino también mejora la movilidad en las ciudades, lo que produce un tráfico y desplazamiento más tranquilo y fluido entre los ciudadanos, obteniendo una mejor calidad de vida. Además, la bicicleta es un medio de transporte ecológico, ayudando a la reducción de los niveles de monóxido de carbono e hidrocarburos, lo que contribuye a mantener el ambiente sin contaminación.

Comentarios