Compartir:

Los cantantes argentinos decidieron unirse para reclamar que los medios de comunicación pasen música nacional y, así, poder percibir el pago de sus derechos de autor y/o de intérprete.

Y es que, ante la imposibilidad de ofrecer shows en vivo, que es la principal fuente de ganancias de los músicos; los pagos de SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música) y AADI (Asociación Argentina de Intérpretes) representan la única forma que les queda de mantener un ingreso mínimo durante el tiempo que dure la emergencia sanitaria.

Así fue como, en representación de muchos otros artistas quizás no tan conocidos, Valeria Lynch, Raúl Lavié, David Lebón, Marcela Morelo, Tini Stoessel, Rubén Cacho Deicas, Juan Carlos Baglieto, Mariano Martínez, Julia Zenko, Sandra Miánovich, Lali Espósito, Patricia Sosa, Sergio Galleguillo, Alejandro Lerner, Paz Martínez, Ligia Piro, Marilina Ross, Hilda Lizarazu, Virgina Tola, Lito Vitale, Lisandro Aristimuño, Adrián Varilari, Javier Calamaro, Luciano Pereyra, Teresa Parodi, Lucía Galán, Joaquín Galán, Nahuel Pennisi, León Gieco, Fabiana Cantilo, Jairo. Silvina Garré, Lito Nebbia, Ariel Pucheta, Sebastián López, Mery Granados, Elena Roger, Limón García, Juanchi Baleirón, Soledad Pastorutti, Chaqueño Palavecino y Víctor Heredia, decidieron grabar un video que difundieron bajo al hashtag #SiempreEstamos.

«Para los buenos momentos. Para los no tan buenos. Siempre estamos. Para acompañarte en la soledad. Para disfrutar con la gente que querés. Para bailar y festejar. Siempre estamos. Para calmar la furia. Para sentirte libre aunque estemos encerrados. Para que te abracen los recuerdos. Mientras te reís con ganas. Siempre estamos. Para levantarte de las caídas. O para llorar a tu lado. Para perseguir tus sueños. Para viajar con tu imaginación. Siempre estaremos… como el sol», comienzan diciendo los artistas.

Luego, continúan: «Siempre hemos estado. Y siempre estaremos. Hoy es nuestra misión. Es nuestra vocación. Y también nuestro trabajo. Siempre estamos. En hospitales, acompañando. En las escuelas, educando. En los rincones más solitarios del país. En las ciudades más ruidosas. De Ushuaia a la Quiaca. En la paz y en la guerra. Siempre estamos».

Y, finalmente: «Por eso hoy les pedimos a los medios de comunicación, en este momento único en la historia del mundo, que pasen música argentina. Eso es darnos una gran mano. Es una forma de difundir nuestro trabajo. Es amor, es solidaridad. Es ayudarnos en un momento difícil. Promoviendo la música argentina. Donde todos necesitamos de todos. Les pedimos que esta vez, ustedes estén cerca nuestro. Que nosotros hemos estado y estaremos siempre. Defendamos juntos la difusión de la música argentina. Nuestra música».

Cabe destacar que, durante el aislamiento social obligatorio, muchos artistas han seguido grabando y componiendo. Y también han compartido su música con sus seguidores ofreciendo, incluso, recitales desde sus casas. Pero, salvo contadas excepciones, la mayoría lo ha hecho “por amor al arte” y sin recibir ningún tipo de retribución económica a cambio.

A esto hay que agregarle que Sadaic comenzará a cobrar un impuesto por derechos de propiedad intelectual a las transmisiones por streaming de recitales y festivales musicales. Esto generó mucho malestar dentro de la industria de la música.

Además del 12 por ciento establecido, se le agregó una suma fija de 250.000 pesos en casos de que se trate de un recital o festival en el que haya involucrada una marca o institución. Ese monto se elevará a 400.000 en caso de que la transmisión se realice en simultáneo con otro medio de comunicación, como la televisión o la radio.

Comentarios