Compartir:

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, criticó durante un anuncio oficial con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el reparto de netbooks durante la gestión anterior en el marco del programa Conectar Igualdad. “¿De qué servía repartir computadoras si las escuelas no tenían conectividad a internet? Es como repartir asado y no tener parrilla, no tener para prender el fuego”.

En 2010, durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, se creó por decreto el programa Conectar Igualdad, a través del cual el Gobierno nacional otorgaba una netbook a los alumnos del secundario de escuelas públicas. En 2018, durante la gestión de Cambiemos, el programa fue reemplazado por el plan Aprender Conectados, y el nuevo plan incorporó a los otros niveles (inicial y primario), entre otros cambios que se explicaron en esta nota.

Según datos del Ministerio de Hacienda de la Nación, la cantidad de computadoras entregadas en 2015 fue 443 mil en total, mientras que en 2018 (último año completo con datos oficiales) este número se redujo a casi 50 mil netbooks. El mayor reparto de los dispositivos se registró en 2011, 2013 y 2014 para luego reducirse hacia el final del kirchnerismo, pero el valor de 2015 se encuentra por encima de los años de Cambiemos.

Desde el Ministerio de Educación nacional explicaron a Chequeado que el equipamiento del nuevo plan “no se limita sólo a netbooks”. En la práctica, las nuevas Aulas Digitales Móviles (ADM) incluyen equipos con “laboratorios de programación y robótica”, pero menos netbooks entregadas a los establecimientos educativos porque el modelo no se basa en la idea de una computadora por chico.

La reducción en la cantidad de computadoras entregadas se dio, al mismo tiempo, que la caída de la inversión en el programa Conectar Igualdad/Aprender Conectados en términos reales (es decir, tomando en cuenta la inflación). Un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) muestra que en 2015 la inversión en educación digital cae significativamente, para volver a caer en 2016, ascender levemente en 2017 y llegar a su nivel más bajo en 2018. De ejecutarse el presupuesto 2019 tal como fue aprobado, dice el documento, será una inversión real aún más baja que el año último.

“Ante la evidente reducción de los niveles de inversión observada en el período analizado (2015-2019), desde el Ministerio de Educación respondieron que se debe a una mejora en el sistema de compras de equipamiento, que se realiza desde Educ.ar (ya no desde la ANSES) por medio de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, sistema que permite comprar a un costo menor por estar exento de algunas obligaciones impositivas”, explica el estudio publicado por Agustín Claus y Belén Sánchez, investigadores del área de Educación de Cippec. Y, además, agregan: “Con respecto a la inversión proyectada para 2019, desde el Ministerio se explicó que, frente a la escasa necesidad de renovación del equipamiento, se reduce significativamente el nivel de inversión necesaria en bienes de capital”.

Ante la consulta de Chequeado, Claus respondió que en el proceso de investigación no se alcanzó a acceder a la información que permita verificar el argumento planteado por el equipo del ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, aunque también dijo que, “pudiendo optimizar los recursos o aceptando las declaraciones oficiales, éste ahorro se podría haber destinado a fortalecer la capacitación docente e implementadores que acompañen el uso pedagógico de las tecnologías de la información y las comunicaciones”, algo que finalmente no sucedió.

¿Cuántos alumnos son alcanzados por la cobertura de internet?

Además de la entrega de computadoras, Conectar Igualdad contaba con un Comité Ejecutivo compuesto por funcionarios de la ANSES, Jefatura de Gabinete de Ministros y los ministerios de Educación y de Planificación Federal, que debían “velar por una eficiente y progresiva incorporación del equipamiento a las aulas y su nivel de conectividad”, otro de los ejes del plan.

Si bien hay poca información oficial disponible, el Ministerio de Educación de la Nación contestó a este medio en un pedido de acceso a la información que en abril de 2019 había “4 millones de alumnos conectados de todos los niveles educativos en todo el territorio nacional”. Esto es el 44% del total de alumnos estatales que había en todo el país, según las cifras oficiales del anuario educativo de 2018. Como no se sabe cuál era ese porcentaje en años previos, no se puede saber si el porcentaje empeoró o mejoró en la gestión actual respecto de la anterior.

En este sentido, en sintonía con lo que marcó Macri, los datos muestran que la entrega de netbooks fue a una velocidad mayor que la conexión de las escuelas a internet para poder utilizarlas en línea.

¿Qué impacto tuvo el programa Conectar Igualdad?

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó en 2016 un estudio sobre el impacto de Conectar Igualdad realizado por las investigadoras del Conicet, Marta Formichella y María Alderete, con datos de las pruebas PISA 2012 que miden la calidad educativa. Allí, las autoras concluyen que “se encontró una diferencia significativa en el rendimiento académico promedio entre el grupo de estudiantes beneficiarios del programa y aquellos que no lo fueron”.

“Si bien la diferencia en las pruebas es estadísticamente significativa, su promedio es bajo”, agregaron las autoras, para quienes “este impacto reducido en el rendimiento educativo constituye una evidencia de que la implementación del programa, aunque se encuentra en las primeras etapas, no ha explotado todas sus potencialidades” en referencia a las condiciones mínimas de acceso a internet en las escuelas.

Otro informe del Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (Ciecti) -centro que preside Gustavo Lugones, director del Observatorio de Innovación y Transferencia Tecnológica de la Universidad Nacional de Quilmes- publicado en 2016 destaca que Conectar Igualdad tuvo impacto incluso en los alumnos que tenían las netbooks pero no contaban con internet en sus escuelas, ya que aprendieron mejor en sus clases y se redujo la brecha digital entre los sectores más y menos favorecidos.

La investigación recomienda “movilizar todos los recursos necesarios para universalizar la conexión a internet en las escuelas de todo el país” para aumentar el impacto del programa, aunque aclara que “esto no debe opacar el hecho de que aún en caso de ausencia de internet las posibilidades pedagógicas de Conectar Igualdad son importantes”.

Por lo tanto, no hay estudios públicos ni informes difundidos por la gestión de Cambiemos que muestren resultados contrarios a estas investigaciones y que justifiquen con evidencia que el plan se haya reducido.

Fuente: Chequeado.com

Comentarios