Compartir:

El Gobierno anunció ayer que someterá a examen el peritaje que hizo la Gendarmería sobre la muerte de Alberto Nisman en el marco de una revisión «técnico-administrativa» global de los protocolos de las cuatro fuerzas de seguridad. Dijo que auditará todo para «evitar sospechas» sobre esos estudios científicos.
Así lo informó la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, en una decisión que llegó con el respaldo de Alberto Fernández. «Vamos a hacer una revisión técnico-administrativa de los procedimientos que siguen las cuatro fuerzas (para hacer peritajes) con el objeto de mejorar la calidad de lo que producen. En ese camino vamos a trabajar sobre la casuística y vamos a incluir este caso (el de Nisman), que debería salir de la controversia», dijo la funcionaria.

La gestión de Fernández resolvió así encuadrar la revisión del peritaje que concluyó que a Nisman lo asesinaron bajo una lupa general sobre los procedimientos que siguen todas las fuerzas de seguridad cuando actúan como auxiliares de la Justicia. Es un tema muy sensible para Cristina Fernández.

Frederic debió aclarar ayer que «el resultado de la pericia lo evalúa la Justicia y corre por otro carril». Dijo que el Poder Ejecutivo solo hará una «auditoría externa», de corte netamente administrativo, sobre todas las reglamentaciones que aplican las fuerzas de seguridad para hacer los estudios. Hoy están vigentes protocolos de peritaje, resguardo de prueba y cadena de custodia.

«Vamos a fortalecer la calidad de esas pericias y evitar las sospechas, porque algunos creen que es la pericia adecuada y otros que no», señaló Frederic.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, refrendó que Alberto Fernández «está al tanto, está informado y apoya la tarea que está llevando a cabo la ministra» en esta materia. Descartó así posibles diferencias de criterio entre la funcionaria y el Presidente.

Hace una semana Frederic colocó en la mira el peritaje de la Gendarmería -ordenado por el juez federal Julián Ercolini-, que había determinado que Nisman fue asesinado y que fue la base del pronunciamiento judicial en ese sentido.

«Lo vamos a revisar en colaboración con la Justicia. Se montó un escenario, se replicó la escena del baño de Nisman, y eso está dentro del edificio Centinela. Vamos a intervenir, pero no en este momento», respondió en su primera conferencia de prensa, antes de Año Nuevo.
En la Casa Rosada luego aclararon que «no hubo una decisión de Estado de rehacer el peritaje sobre la muerte de Nisman» y señalaron que Frederic solo había emitido su opinión, aunque no le reprocharon sus dichos.

El 1° de enero, tras el estreno en Netflix del documental sobre Nisman, Fernández dijo que «la pericia de Gendarmería parece carecer de todo rigor científico».

El peritaje de la Gendarmería sobre la muerte del fiscal del atentado contra la AMIA determinó que dos personas golpearon a Nisman y lo mataron, simulando un suicidio.
En la Casa Rosada ayer señalaron que «no hay una decisión política o gubernamental de avanzar sobre la causa de la muerte de Nisman» e insistieron en que lo que existe es «una política de Estado de revisar todos los protocolos».

Frederic dijo que para revisar los protocolos de actuación en los peritajes va a solicitar «una auditoría externa» y expresó que quisiera contar con los expertos del Cuerpo Médico Forense (CMF) de la Corte Suprema.

Estos especialistas fueron los que elaboraron el primer peritaje, que, a diferencia del que posteriormente hizo la Gendarmería, determinó que Nisman se había suicidado.

Fuente: La Nación

Comentarios