Compartir:

Una joven de 25 años fue asesinada a puñaladas delante de sus hijos en medio de una reunión familiar en su casa de la localidad tucumana de Garmendia. El femicida, su expareja, fue retenido en el lugar por el resto de los familiares hasta que llegó la policía. Doce horas antes, mataron de un balazo a una adolescente de 18 años.

María Alejandra Coronel estaba con su familia el sábado a la noche cuando llegó su ex, Alejandro Robles, pero no fue su primera víctima. Un primo suyo fue atacado con un cuchillo por el acusado cuando fue al baño, y sufrió un corte a la altura del mentón.

Tras esa agresión, Robles fue por María Alejandra. La mujer estaba en su habitación con sus dos hijos y uno de sus hermanos cuando sintió la primera puñalada. A esa le siguieron varias más antes de que el resto de los presentes lograra reducir al asesino.

Robles no pudo escapar, pero ya era tarde para la víctima que murió en el lugar sin llegar a recibir asistencia médica. El móvil del crimen es el interrogante que intentan ahora responder ahora los investigadores. Según los testigos, no había entre ellos un conflicto previo que hiciera prever la tragedia.

Doce horas antes la víctima fue Luciana Frías, de solo 18 años. La joven estaba en la casa de sus padres cuando apareció su expareja y padre de su bebé de cinco meses. Según trascendió a los medios, tuvieron una discusión y ella lo echó del lugar. Nicolás Suárez se fue, pero al rato volvió armado y empezó a los tiros.

Un disparo impactó en el pecho de Luciana, que cayó sosteniendo a su bebé en brazos y murió apenas llegó al hospital. El hermano de la víctima también resultó herido en una pierna pero se encuentra fuera de peligro. El agresor escapó y sigue prófugo.

Macabro: hallaron a una beba muerta en el patio de una casa en Tucumán

Una beba recién nacida fue hallada asfixiada en el patio de una casa en la ciudad de Tafí Viejo en la Provincia de Tucumán.

El hallazgo ocurrió este sábado, cuando una vecina llamó a la Policía y alertó que había encontrado un cuerpo en el fondo de su vivienda, en el barrio Lomas de Tafí, en dicha ciudad del noroeste de dicha provincia.

Los médicos determinaron que se trataba de una beba que no llevaba muchas horas en el lugar y que, al parecer, había nacido la noche del viernes.

De acuerdo a los forenses, la beba había muerto por asfixia y presentaba signos de ahorcamiento.

Al continuar con las diligencias, los investigadores de la División Homicidio de la Policía tucumana identificaron a una adolescente de 14 años como la presunta madre de la beba y habitante de una casa que da a los fondos de la vivienda del hallazgo del cadáver.

La chica quedó internada en una clínica privada de la capital tucumana con una patología que se desconocía y sin embargo, la madre de la adolescente no permitió que el médico policial revisara a la chica, por lo que comenzaron a sospechar de los padres de la beba fallecida.

El novio de la adolescente, un chico de 20 años, declaró al ser interrogado por los investigadores que la chica estaba embarazada de él y que ella le había pedido en varias oportunidades que le buscara un médico porque no quería tener el bebé.

«La bebé había nacido con vida y luego habría sido asesinada, es la hipótesis que estamos manejando por lo que creemos que la menor, quien sería la madre, no pudo hacerlo sola. Alguien tuvo que asistirla en el parto. Los pesquisas determinaron que la bebé tiene fractura de cráneo y fue arrojada al terreno donde habría fallecido hace ocho o doce horas», explicó el jefe de la División Homicidio, el comisario Christian Peralta.

A partir de los datos recabados, el personal de la unidad especial decidió dejar una custodia permanente en la clínica y en el domicilio de la menor presuntamente implicada en el hecho.

Por su parte, la fiscal Adriana Gianoni, de la unidad especializada en homicidios, ordenó que el cuerpo de la beba sea trasladado a la morgue Judicial para realizar la autopsia y determinar el parentesco con la menor.

Fuente: TN

Comentarios