Compartir:

El combo perfecto que ha hecho del país asiático uno de los lugares más seguros del mundo lo forman una mezcla de leyes rigurosas, políticas de prevención del crimen y un conjunto de actividades comunitarias y educativas.

En 2018, Japón ocupó el puesto número 9 en el Índice Global de la Paz que lidera Islandia. El primer país de América Latina que aparece en este mismo ránking es Chile, pero lo hace solo en el puesto número 28.

Según la oficina de Naciones Unidas sobre drogas y crímenes, en Japón se cometieron el año pasado 0,28 homicidios por cada 100.000 habitantes. En Brasil, por ejemplo, fueron 30,8 homicidios en 2017 (últimos datos disponibles).

Comentarios