Compartir:

Las subas de alimentos y en servicios públicos volvieron a recalentar la inflación, que en febrero fue del 3,8% mensual, según informó el Indec. En el último año los aumentos de precios alcanzaron el 51,3%.

Los alimentos volvieron a mostrar fuertes incrementos, liderados por la carne. El rubro de alimentos y bebidas marcó 5,7% mensual. Las subas en precios regulados como servicios públicos y el transporte explican otra parte de la aceleración inflacionaria. En enero el IPC había sido de 2,9%, más alto de lo que esperaba el Gobierno y las consultoras que miden la evolución de los precios.

En los últimos doce meses los alimentos tuvieron aumentos de 58,3%. Solo en febrero la carne aumentó a ritmo de entre 6,5 y 7%, mientras que los lácteos entre 4,3 y 6,6%.

Los ajustes de precios en los cortes de carne impulsaron el índice de precios durante el mes pasado. Las carnicerías trasladan a los consumidores el incremento de sus costos, pero sobre todo el de la hacienda en pie, que aumentó 50% desde diciembre.

Los ejecutivos del sector explicaron que los aumentos de la carne por encima del promedio de precios obedece exclusivamente a una retracción de la oferta por motivos estacionales y a la falta de una política estatal para impulsar la actividad ganadera.

Los datos de inflación más altos de lo esperado fueron una de las razones por las cuales se reavivó la demanda de dólares desde mediados de febrero. Esta reacción en el tipo de cambio obligó al Banco Central a anunciar un endurecimiento de la política monetaria.

Desde la autoridad monetaria advierten que los efectos del programa de agregados monetarios, que implementó desde octubre con acuerdo del FMI, tienen algunos meses de rezago hasta que se reflejan en los índices mensuales de suba de precios.

Fuente: TN

Comentarios