Compartir:

Agosto de 1969. El automovilismo era como el fútbol en esos tiempos para los argentinos. Y en Alemania, un equipo encabezado por el majestuoso Juan Manuel Fangio iba a ganarse el reconocimiento de por vida, con la gran gesta de los Torino en la maratón de ruta denominada Las 84 Horas de Nürburgring.
Se cumplen 50 años de aquel hito del deporte argentino, una carrera que comenzó un 20 de agosto y finalizó 3 días después, y cuya fiesta central tendrá lugar en la localidad de Alta Gracia (Córdoba), a partir de hoy, con una gran celebración en la cual habrá presencia salteña.
El club Sangre Torinera Salta prepara su caravana desde hace varios días para ser parte de esta fiesta. “Vamos entre ocho y diez autos, partiremos mañana (por hoy) para poder estar en los festejos centrales”, contó a El Tribuno Santiago Storni, uno de los socios del club que reúne a los fanáticos salteños.

La caravana torinera salteña partirá desde el Portezuelo.

La caravana partirá a las 0 de mañana (esta medianoche) desde una estación de servicio en la zona del Portezuelo.
Sangre Torinera Salta espera llegar el mediodía del viernes -para ser parte de la visita de los tres Torino que compitieron en Nürburgring- a la planta de la fábrica Santa Isabel, y más tarde al centro cívico del Gobierno cordobés, donde el propio Juan Schiaretti los recibirá.
Pero esta gran movida de los “Toros” arrancará hoy en la Fortaleza de Oreste Berta, el mentor y constructor de la marca, otro de los grandes protagonistas que tuvo la Misión Argentina en la carrera alemana. Hoy, con sus 80 y pico de años, será uno de los grandes homenajeados.
La fiesta contempla la presencia de los tres Torino, la de los pilotos, proyección de películas, merchandising y una gran feria y otras actividades que culminará el domingo, luego de que se cumplan las 84 horas del festejo precisamente, con un colosal desfile de los Torino que llegarán desde distintos puntos del país. Allí lucirán los vehículos que se patentaron en Salta y que hoy siguen siendo una atracción.
Para este mega evento se inscribieron hasta ayer 480 torineros y serán más de 500 en la celebración, los que formarán una caravana de 4 kilómetros aproximadamente, con un gran despliegue de tránsito.

Cómo fueron Las 84 horas…

“Para los que vivimos en esa época, fue increíble. Prendíamos la radio y escuchábamos la carrera de a ratos, le estábamos ganando a los mejores autos del mundo, a las marcas más prestigiosas (Mazda, Lancia, BMW, Porsche, Fiat, Alfa Romeo, Mercedes Benz y Ford también competían). Estábamos todos orgullosos, yo tenía 14 años, recuerdo cómo festejamos”, contó Storni, emocionado y preparando su partida hacia Alta Gracia. Y sí, las páginas de El Tribuno de aquellos años dan fe de otra caravana que se armó en la plaza 9 de Julio, como si Juventud, Central o Gimnasia, Boca o River hubieran salido campeón.

Juan Manuel Fangio saluda al Torino N° 3 en la carrera alemana.

La hazaña consistió en el gran papel que desarrolló el equipo argentino que ideó Fangio junto con Oreste Berta y que incluyó una docena de mecánicos y diez de los mejores pilotos de la época, tres para cada auto (y un suplente): el Torino 1 fue conducido por Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Fangio; el 2, por Eduardo Rodríguez Canedo, Jorge Cupeiro y Gastón Perkins, y el 3, el único que pudo finalizar la prueba, por Eduardo Copello, Oscar Franco y Alberto Rodríguez Larreta. Esta “selección” demostró la fiereza de un vehículo construido en Argentina.
Crónicas y portales relatan aquellas 84 horas memorables que finalizaron con un gran desempeño del equipo nacional que asombró al mundo y lideró durante mucho tiempo la competencia pero que terminó en el cuarto puesto por una penalización hasta hoy discutida.

Comentarios